Ya lo sé.
El tema parece muy lejos de los mercados y de nuestros asuntos diarios.

De hecho es todo lo contrario. La cuestión de los incentivos financieros en relación a las informaciones dadas a los clientes parece central para entender como el mundo bancario está saliendo de la crisis. Y también para entender porque los clientes siguen desafiándolo.

Además propongo que el entorno macro económico actual, en particular la situación de ‘peak public’ comentada aquí, favorezca esos incentivos negativos en donde profesionales bancarios y financieros vuelven a hacer estos ‘nunca más’ que resultaron tan caros.

Irma Clots-Figueras de la Universidad Carlos III de Madrid describe una experiencia que llamó la atención de este boletín. Los incentivos están analizados de manera experimental (muestra de estudiantes, pay-off, informaciones asimétricas, etc. …). Nos interesamos más a las conclusiones y reflexiones que siguen al final del artículo y a su continuación.

Por favor consideren ‘Sobre clientes engañados’ del blog Nada es Gratis :
(énfasis nuestro)


Recientemente han aparecido noticias sobre clientes de cierto banco a los que algún gestor les había aconsejado invertir grandes cantidades de dinero en acciones del mismo banco, y que han visto como todo sus ahorros han desaparecido después de la quiebra.
En el caso de estos clientes a los que el gestor aconsejó invertir todos sus ahorros en acciones del banco, estamos ante una situación en la que gestor y cliente tienen incentivos distintos y también distinta información sobre la rentabilidad del producto financiero en cuestión. Es probable que los empleados del banco hubieran recibido órdenes de vender determinados productos financieros, y esto les llevara a proporcionar información incorrecta a los clientes.En un artículo reciente con Roberto Hernán y Praveen Kujal analizamos cómo en una situación con información asimétrica algunos individuos pueden tener incentivos a mentir en beneficio propio utilizando datos de un experimento realizado con estudiantes universitarios.Lo que encontramos en el experimento es que sólo el 32% de los jugadores de tipo B mandan mensajes verdaderos a A cuando A conoce la distribución de valores que puede tomar la rentabilidad, y la proporción es todavía menor (15%) en el tratamiento en el que el jugador A sólo sabe que la rentabilidad va a ser mayor a 1. La diferencia es estadísticamente significativa.De todos modos, estamos hablando de una gran proporción de individuos que mienten para, de una forma u otra, maximizar su bienestar.

Estos resultados sugieren que los trabajadores de bancos, especialmente los que aconsejan a los clientes sobre sus inversiones, deberían pasar unos cursos de finanzas en los que también tendrán que comprometerse a cumplir un código ético, arriesgándose a perder la certificación si lo incumplen. De hecho, parece que con la introducción de una nueva normativa los van a tener que pasar. No creo que el problema sea de conocimientos, pero el código ético puede ayudar a evitar este tipo de situaciones que tanto pueden perjudicar a inversores con falta de conocimientos financieros

Irma Clots-Figueras da puntos muy válidos. Ojala que cursos de finanzas o códigos éticos pudieran ayudar. Pero como lo comenta Aleix Cardevas en su comentario, citando el blog del profesor Josep Lozano (ESAD) :


“Suele suceder que cuando se manifiesta de manera incontrovertible la existencia de una manzana podrida, se disparan las demandas de códigos de ética y otros papeles semejantes. No tengo nada contra los códigos de ética, lo aseguro. Pero cuando son documentos desconectados de la estrategia, de la gestión, del sistema de incentivos y del modelo de indicadores me parecen una candorosa manera de perder el tiempo y el dinero. ¿Candorosa? Quizá no tanto. Porque ante la falacia de la manzana podrida, los códigos de ética en muchas organizaciones no son más que burdos mecanismos de defensa; así en el futuro, cuando aparezca cualquier manzana podrida, la organización o sus responsables podrán desempolvar el código como diciendo “a mí que me registren, aquí las cosas están claras”.

Parece difícil de no estar de acuerdo con esta propuesta.

La cosa ha vuelto en una gran feria de marketing ético, como el excelente Nassim Taleb – el autor del Black Swan – lo comento hace poco tiempo en ‘The merchandising of virtue’ :


The best virtue requires courage; accordingly it needs to be unpopular. If I were to describe the perfect virtuous acts, it would be to take currently frowned upon positions, those penalized by the common discourse (particularly when funded by lobbyists). Like fighting the Monsanto claims, and promotion through shills that they are “saving the children” with their poisonous products, so anyone opposing them becomes easily described as a baby killer. The more costly, the more virtuous the act  –  particularly if it costs you your reputation.

 

El tema de los incentivos es imprescindible porque esta al centro de la formación de riqueza bancaria y financiera. A pesar de las crisis recurrentes u otros acontecimientos dolorosos, esos incentivos no han cambiado. Y no cambiaran tanto que el mercado, es decir todas la partes interesadas en ello, no las valorizaran de manera diferente. Sostenibilidad, por mucha parte, tiene mucho que ver con este principio.

En este sentido parece muy probable que las medidas de política económica tomadas después de la crisis, sean, por ejemplo, apoyos bancarios directos (bailouts) o bien las políticas de tipos de interés zero (ZIRP-NIRP), han desempeñado un papel muy contradictorio sobre estos incentivos.

Volviendo al boletín de Irma Clots-Figueras, y desde el punto de vista bancario, veo una premia importantísima en atreverse a dar informaciones justas, incluso si resultan en una perdida momentánea de negocio.

Claro, la presión empresarial, del management o las expectativas de los accionistas pueden entrar en conflicto con una cierta idea de integridad profesional.

Sobre este tema, sin embargo, no hay de haber ningún compromiso. Dejamos la conclusión a Nassim Taleb :

When integrity conflicts with reputation, go with integrity.”

 

Jacques

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

CONTACT

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Sending

©2019 VLdesign : :  Création de site internet

Log in with your credentials

Forgot your details?